¡Él Vive! (Parte 1)

Nota al lector: Esta es la primera parte de una serie de blogs acerca de la resurrección que estaré escribiendo esta semana santa en preparación para la celebración de la pascua este domingo. Espero que sea de edificación.

La Tumba Vacía

En el año 2009, Dios me dio, para mi sorpresa, el gran privilegio de ir a Israel. A pesar de ser desanimado por la comercialización de todo, tuve una experiencia inolvidable. Después de un total de casi 20 horas de vuelo, aterrizamos en el aeropuerto de Tel Aviv, Israel.

Después de acomodarnos en el hotel a la orilla del Mar de Galilea, empezamos nuestra emocionante excursión de diez días. Tuvimos la oportunidad de visitar varios lugares turísticos como: Jerusalén, el Mar de Galilea, Capernaum, Masada, el Jardín de Getsemaní, Belén, y el Monte de las Bienaventuranzas, entre muchos más.

Obviamente han pasado más de dos mil años desde que Jesús vivió en Israel, así que las cosas han cambiado drásticamente; por lo tanto, algunos lugares fueron más interesantes visitar que otros.

Todavía me recuerdo muy bien del paseo de barco por las aguas del Mar de Galilea. Fue un tiempo tranquilo y refrescante. También me recuerdo del rico olor del muy popular pan de pita, mientras caminábamos por el mercado de la ciudad antigua de Jerusalén.

Y, por supuesto, me recuerdo de las dos chicas Israelitas que trataron de decirme en hebreo que yo me parecía a un muchacho que ellas conocían que, al presentármelo, en verdad, ¡pensé que era mi gemelo perdido! Sí, me recuerdo muy bien. Fue un tiempo muy agradable.

Pero de todos lugares que visite, y de todas las cosas que vi, y de todos los momentos especiales que tuve, ¿adivine cuál fue el momento más impactante para mí? El momento más impactante para mí fue visitar la tumbía vacía de Jesús, donde tuvimos un devocional y yo participe por primera vez de la santa cena.

La puerta de la tumba vacía dice en Ingles, “He is not here—for he is risen,” que significa, “Él no está aquí—porque Él ha resucitado.” Este fue el lugar y las palabras más impactantes para mí durante todo el viaje.

Si a mí me impacto visitar el lugar donde tradicionalmente creen que esta la tumba vacía de Jesús dos mil años después del hecho, pregúntese: ¿cuánto más impacto tuvo la resurrección para los primeros seguidores de Jesús?

La resurrección fue algo increíblemente impactante. Las primeras mujeres que visitaron la tumba vacía ya no fueron las mismas después de encontrarse con el Mesías Crucificado y Resucitado. Los apóstoles cambiaron de hombres incrédulos a hombres valientes e imparables—hombres que predicaron las buenas noticias del Mesías Crucificado y Resucitado hasta la muerte.

Muchos otros—incluyendo a Jacobo, el medio-hermano de Jesús—fueron totalmente transformados por este acontecimiento. Sus vidas fueron impactadas por la resurrección de Jesucristo al tan punto de que se comprometieron a una sola causa—la predicación y demostración del Evangelio. El mundo nunca ha sido el mismo desde entonces.

Advertisements

2 thoughts on “¡Él Vive! (Parte 1)

  1. Pingback: ¡Él Vive! (Parte 2) | For His Glory

  2. Pingback: ¡Él Vive! (Parte 3) | For His Glory

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s